x
Esta web utiliza cookies. Para más información clica aquí. Ok!

Para acceder a esta web debes ser mayor de edad


MANIFIESTO      RELATOS      ARTÍCULOS      ABOUT

10 Consejos para acabar con las violaciones

La guía definitiva para sentirse segura



Imagen -  Cliff Booth
Texto - HELLO NIPPLE
“Que te acompañen hasta la puerta de casa”, “aunque tardes más en llegar, escoge el camino mejor iluminado”, “crúzate de acera si ves a algún extraño”, “si alguien te habla, no le hagas caso”, “no te subas en el coche con ningún desconocido”...

Si eres mujer habrás escuchado estas frases, y otras tantas similares, una y otra vez. La misma cantinela cada noche mientras te preparabas para salir de fiesta, cuando planeabas una escapada con amigas o simplemente cuando avisabas de que llegarías más tarde a casa. Todas hemos sido asesoradas con grandes consejos orientados a protegernos de los grandes peligros que entraña ser una mujer situada a una hora y en un espacio en el que, al parecer, no tiene cabida la presencia femenina.

Sin embargo, y muy a pesar de aquellas personas que nos han lanzado estas sugerencias, el único motivo por el que suceden las agresiones sexuales poco tiene que ver con nuestra localización, hora o ropa que llevamos puesta. Solo hay una razón que justifica la perpetuación de estos hechos, la presencia de agresores.

Es imperativo cambiar el foco y dirigir los mensajes anti-violación a los agresores y no a las posibles víctimas. Enseñar a que una mujer sola o acompañada, con minifalda o cuello vuelto, borracha o sobria, nunca, nunca, debería ser objeto de una agresión sexual. No viviremos en una sociedad igualitaria hasta que el terror sexual que se nos ha inculcado a las mujeres se diluya como consecuencia de un discurso que pretenda erradicar la existencia de agresores.

Hace unos años, Rape Crisis Scotland adaptó una revisión del enfoque tradicional anti-violación en una campaña que recogía 10 consejos para acabar con las violaciones:

  • No pongas drogas en la bebida de ninguna mujer.
  • Si ves a una mujer caminando por la calle, déjala tranquila.
  • Si decides ayudar a una mujer, recuerda no violarla.
  • Si estás en un ascensor y entra una mujer, no la violes.
  • Nunca te cueles en la casa de una mujer. No la asaltes en el parking, ni la violes.
  • Si eres incapaz de evitar agredir a otras personas, pide a un amigo que te acompañe cuando estés en lugares públicos.
  • Recuerda: cuando mantienes relaciones con una persona inconsciente o dormida, no es sexo, ¡es violación!
  • Lleva contigo un silbato si crees que puedes atacar a alguien “por accidente”, dáselo a un acompañante para que pida ayuda.
  • Si tienes la intención de tener sexo con tu cita, independientemente de lo que ella quiera, coméntale que existe una gran posibilidad de que la violes.
  • No violes.

Se nos ocurren otros muchos consejos que añadir a esta lista, como “no manipules emocionalmente a una mujer para tener relaciones sexuales con ella” o “el abuso de poder sobre otra persona no justifica que materialices tus deseos”.

Sembrar esta semilla es una responsabilidad colectiva que ojalá lleguemos a ver florecer con nuestros propios ojos. Mientras tanto, la labor de entidades como la asociación AADAS seguirá siendo fundamental.

El año pasado compartimos su guía jurídica sobre violencias sexuales, un texto que recoge información general para ayudar a las víctimas de violencia sexual a afrontar la complejidad del proceso judicial y así intentar incrementar su seguridad.

Os invitamos a pasaros por su perfil, a conocer su trabajo y a ayudar con un pequeño granito de arena a la recaudación de fondos para su supervivencia.

---

Últimos artículos




︎ Si tienes cualquier duda o pregunta, puedes escribirnos a info.hellonipple@gmail.com


Política de privacidad