MANIFIESTO      RELATOS      ARTÍCULOS      SEXO CON ACENTO EN LA I      ABOUT

13 mitos sobre el VIH

Y una verdad indiscutible



El próximo domingo 1 de diciembre se celebra el día mundial de la lucha contra el sida. A pesar de los avances de la medicina, según la Organización Mundial de la Salud, el VIH continúa siendo uno de los mayores problemas para la salud pública mundial, enfermedad que se ha cobrado ya más de 35 millones de vidas. Un dato aún más preocupante si tenemos en cuenta que en países con libre acceso a métodos que evitan su contagio, como es el caso de España, el 11% de los nuevos diagnosticados son jóvenes de entre 15 y 24 años, en su mayoría consecuencia del sexo ocasional sin protección.

Pese a la amplia información de la que disponemos hoy en día sobre el VIH, son muchos los mitos y leyendas que circulan respecto a este virus. Pues bien, procedamos a desmontar unos cuantos:

1. Se transmite a través de cualquier fluido. El contagio por VIH sólo puede realizarse a través de la sangre, semen, las secreciones vaginales y la leche materna.

2. Es una enfermedad mortal. El VIH en sí mismo no es una enfermedad, se trata de un virus que debilita el sistema inmune y facilita la entrada de otras enfermedades ya que el cuerpo no se encuentra lo suficientemente fortalecido como para combatirlas.

3. Si tienes VIH, tienes sida. El VIH es el virus, el sida es la consecuencia de no tratar este virus crónico. El sida es la etapa final de la infección por VIH, aparece cuando el virus ha debilitado las defensas del cuerpo dando lugar a las denominadas “enfermedades oportunistas”, infecciones o tumores que se desarrollan en el contexto de un sistema inmunológico deteriorado.

4. No puedes mantener relaciones sin protección con alguien infectado por el virus. En realidad sí es posible, pero solo y exclusivamente si ambos (tanto la persona infectada como la que no) se encuentran en tratamiento. Por esto es tan importante y necesario su diagnóstico.

5. Solo politoxicómanos y profesionales del sexo están expuestos a este virus. Cualquier persona que mantenga relaciones con otra sin utilizar un método de barrera y que desconozca si la otra persona se ha realizado las pruebas.

6. Alguien con VIH no tiene buen aspecto. Los síntomas no se manifiestan hasta más adelante y en ocasiones tardan años en aparecer. Sin embargo, aunque no haya síntomas, las persona infectada es una fuente de contagio desde el momento en el que hay suficiente carga vírica en su sangre.

7. Si la prueba sale negativa, no tienes VIH. Es importante realizarse la prueba pasado el periodo de ventana, que suele ser entre 3 y 6 meses, a contar desde el momento en el que se tuvo el contacto de riesgo. Solo así se podrá obtener un resultado fiable de la prueba.

8. Si solo mantengo sexo oral sin protección no hay riesgo. Aunque el riesgo de transmisión mediante el sexo oral es bajo, hay varios factores que pueden aumentarlo, como puede ser el contacto oral con sangre menstrual, la existencia de otras ETS, tener encías sangrantes o llagas en la boca, la vagina o el pene.

9. Un “metesaca” rápido o solo la puntita, no tienen peligro. Basta con que los fluidos tengan suficiente carga vírica, no depende del tiempo del coito. Siempre que se practique penetración, el preservativo ha de estar presente desde el comienzo.

10. Las pruebas de diagnóstico son caras. Hay centros especializados en detección y tratamiento de enfermedades de transmisión sexual en los que la prueba se realiza de forma gratuita. En Madrid está el Centro Sanitario Sandoval y en Barcelona encontramos la Unitat de Malalties de Transmissió Sexual. Así mismo, durante el 1 de diciembre es habitual encontrar buses en la mayoría de las ciudades españolas donde se realizan pruebas rápidas de diagnóstico.

11. No existe riesgo de contraerlo o haberlo contraído si solo he tenido parejas estables. Solo y exclusivamente si antes de que hayáis comenzado a mantener relaciones sexuales sin preservativo, ambos os habéis hecho las pruebas pertinentes.

12. Tomo anticonceptivos, estoy protegida contra el VIH. Los anticonceptivos solo te protegen contra el embarazo, el único método que te protege contra el VIH o cualquier otra ETS es el preservativo.

13. Si me diagnostican, mi vida sexual se ha acabado. El tratamiento existente, a pesar de luchar contra un virus crónico, te permitirá llevar una vida normal siempre y cuando se atiendan las recomendaciones y procedimientos médicos.


Verdad indiscutible

El VIH no tiene cura, pero sí tratamiento. Ha pasado de ser una enfermedad mortal a convertirse en una patología crónica gracias a los avances de la ciencia. Pero a pesar de que la medicina haya evolucionado lo suficiente como para desarrollar un tratamiento que permite a las personas diagnosticadas hacer vida normal, sería una irresponsabilidad exponerse a contraer el virus. El aumento de contagios, así como la ausencia de diagnóstico y por tanto de tratamiento, dificulta su erradicación multiplicando los casos de gente contagiada que de forma inconsciente son a su vez fuente de infección.

¿Cómo afrontamos que vivamos en una sociedad en la que el VIH sigue estando entre nosotros? Muy sencillo:
Está en nuestras manos erradicar ésta y otras muchas ETS. Si todos somos capaces de cuidar de nuestra salud sexual, estamos protegiéndonos contra posibles complicaciones. Y a su vez, estamos cuidando a aquellos con quienes mantenemos o mantendremos relaciones sexuales. En definitiva, estamos favoreciendo una sexualidad libre de preocupaciones que nos permitirá focalizarnos en los beneficios que ésta nos reporta sin arrepentirnos de las consecuencias de no haber tomado las medidas pertinentes en su debido momento.
Texto - HELLO NIPPLE
Imagen - Hanna Panchenko
Últimos artículos



︎    ︎    ︎    ︎

︎ Si tienes cualquier duda o pregunta, puedes escribirnos a info@hellonipple.com