x
Esta web utiliza cookies. Para más información clica aquí. Ok!

Para acceder a esta web debes ser mayor de edad


MANIFIESTO      RELATOS      ARTÍCULOS      ABOUT

El sexo de las brujas

Libertad calcinada



Imagen -  Luis Ricardo Falero
Texto - HELLO NIPPLE
Hubo una época en la que las brujas constituían un porcentaje importante de la población femenina, una comunidad repudiada y perseguida que con frecuencia acababa en masacre ante una hoguera. Pero, ¿quiénes eran esas brujas? ¿Qué propiedades maléficas se les atribuían para desear reducirlas a cenizas?

Entre los delitos de los que se las acusaba hay una amplia referencia al terreno sexual. Y es que una mujer que, en pleno Renacimiento y en mitad de un sistema inquisitorial, se atreviera a mostrar el más mínimo indicio de libertad sexual, era acusada de bruja.

Para comenzar, los inquisidores no podían aceptar que las mujeres fueran sabias o poderosas por sí mismas, por lo que determinaron que la fuerza de las brujas no era propia, sino que provenía del acto sexual con el diablo.

La visión patriarcal del poder llevó a afirmar que la libertad de aquellas a las que se acusaba de brujería se explicaba mediante su subordinación a una autoridad masculina, en este caso el diablo.

Según el Malleus Maleficarum, el equivalente a la biblia de la caza de las brujas allá por el siglo XV, toda la brujería tenía su origen en el apetito carnal insaciable femenino. Lo que convertía a la mujer en un ser peligroso por su sexualidad, a pesar de ser necesaria para la reproducción. Sin embargo, ni siquiera la maternidad estaba permitida fuera de los deseos de su propietario real, el hombre.


Malleus Maleficarum

Este libro responsabiliza a las curanderas de los casos de esterilidad femenina, impotencia masculina y abortos en virtud de un supuesto pacto con el diablo. Incluso llega a acusar a las brujas de tener el poder de hacer desaparecer el pene de los hombres.

El arquetipo de bruja representaba los valores opuestos al ideal patriarcal de feminidad. Condensaba todos sus miedos relacionados con la sexualidad y la naturaleza femenina.

Se consideraba que aquellas mujeres que se entregaban a la infidelidad, la ambición o la lujuria, eran más propensas a caer en la brujería. Siendo la lujuria el supuesto “vicio” que más predominaba, seguido de la ambición.


El Aquelarre - Francisco de Goya

Tal y como declara la Bula papal Summis desiderantes affectibus, existen siete vías para que la brujería interceda en el acto sexual:

1º Llevar las mentes masculinas a una pasión desenfrenada.
2º Obstruir su fuerza de gestación.
3º Eliminar los miembros destinados a este acto.
4º Convertir a los hombres en animales por medio de sus artes mágicas.
5º Destruir la fuerza de gestación de las mujeres.
6º Provocar el aborto.
7º Ofrecer a los niños a los demonios.

En la figura de la bruja se concentra la sabiduría que se calificó como maligna, la independencia que se relacionó con la desobediencia y la libertad sexual que se materializó en lujuria. Es por ello, que no existe una representación de la maldad femenina con mayor peso en el imaginario colectivo que la bruja.


The Magic Circle - John William Waterhouse

Las mujeres que se atrevían a traspasar la esfera doméstica se convertirían de forma inmediata en brujas, encarnando las supersticiones demoníacas y la transgresión de los límites socioculturales que controlaban la sexualidad femenina.

La elección de la hoguera para acabar con las brujas tampoco fue casualidad. La quema constituye la máxima expresión del control patriarcal sobre el cuerpo femenino. La demostración del poder masculino para destruir física y simbólicamente el cuerpo y los saberes de las mujeres.

En general, podemos decir que bruja era cualquier mujer que se atreviera a romper las normas que imponía la sociedad al género femenino. Mujeres liberadas de cualquier sometimiento, dominación y limitación, que sobresalían en aquellos campos que estaban reservados a los hombres y que sin embargo, sufrieron la represión de una sociedad misógina que las calificó de maliciosas, repugnantes y débiles de cuerpo y mente.

Aunque hayan pasado siglos, por desgracia este discurso aún resuena con fuerza en las mentalidades más retrógradas. La única poción mágica para contrarrestarlo es continuar disfrutando de nuestra sexualidad con libertad. Bienvenida al aquelarre. 


Bibliografía - TFM Caracterización artística de la bruja en el Renacimiento europeo, Sonia Celades Negre, 2019.
---

Últimos artículos



︎    ︎    ︎    ︎

︎ Si tienes cualquier duda o pregunta, puedes escribirnos a info@hellonipple.com


Política de privacidad