MANIFIESTO      RELATOS      ARTÍCULOS      SEXO CON ACENTO EN LA I      ABOUT

Placer oral

Para chuparse los dedos



Hemos comenzado el mes derritiéndonos, nuestro cuerpos han pasado de sólido a líquido en menos de una semana dejándonos con la lengua fuera, qué desperdicio sería dejar pasar esta oportunidad para beber de la fuente de la que emana la vida. Deslizar nuestra boca entre las piernas de quien nos acompañe y preguntarle, ¿te importa si me hidrato?


Hay verbos que se ejercitan más en unas estaciones que en otras y lamer rima con verano. Una sed que se traduce en deseo y para la que sin embargo somos incapaces de estipular una metodología de éxito que agrade a todo el mundo. Y es que en el sexo oral, como en el resto de prácticas, existen tantas formas de hacerlo como personas con las que decidamos experimentarlo.

Aseguráte de que conoces las preferencias de tu acompañante y comunícate todo lo que puedas antes, durante y después de hacerlo. Los consejos que encontrarás a continuación no tienen género, tu boca tiene un billete directo al paraíso independientemente de lo que elijas introducir en ella:

  • Pregunta qué le gusta. Da igual a cuántas personas les hayas practicado sexo oral en tu vida, asegúrate de descubrir qué le gusta A ESTA PERSONA. Si no hay una respuesta contundente, experimenta con varias técnicas, velocidades y pídele que te guíe según lo que prefiera. Ya sabes, quien pregunta, no se equivoca.

  • Humedece el ambiente. El lavado en seco puede ser interesante en una tintorería pero no en el sexo oral, para asegurarnos una experiencia satisfactoria, es importante que antes de pasar a la acción nuestra pareja se ponga a tono. Besa, pellizca...juguetea con la zona antes de meterte en faena.

Lo que viene siendo precalentar el horno...

  • La delicadeza será tu mayor virtud. Comienza lamiendo de forma lenta y suave, cambia la velocidad y la intensidad en función de sus expresiones corporales de placer, o sencillamente, guíate por lo que te dicen. Si no sabes por dónde empezar, recuerda que siempre será mejor ser sutil con pequeños lametones que desbocarte a la primera de cambio. La potencia sin control, no sirve de nada. 

  • Mantén el contacto visual. Es posible que haya personas a las que les resulte violento, sin embargo, para otras puede ser increíblemente excitante. Cuando te encuentras entre las piernas de alguien y le miras directamente a los ojos, además de estar creando un ambiente íntimo y seductor, también estás chequeando las expresiones de placer de esta persona, un recurso más para saber si vas por buen camino.

No hace falta que el contacto visual sea permanente, cute but not psycho please.

  • Acércate. Hay quien practica el sexo oral manteniendo una distancia prudencial, como si necesitara un perímetro de seguridad entre su cara y los genitales de la otra persona…Si bien los lametones más extensos pueden servir como provocación al inicio, para ejercer una mayor presión es importante amoldar nuestra boca a las partes íntimas de nuestro acompañante. Solo así podrás degustar el olor y el sabor de esta intimidad.


  • Utiliza las manos. En el sexo oral hay más implicados además de tu lengua. Tus manos son grandes aliadas, acaricia, ejerce presión, utiliza tus dedos para complementar las lamidas con penetración...2x1, si funciona en el súper, ¿por qué no en tu cama?

  • No te olvides del resto del cuerpo. En relación al punto anterior, para favorecer que tu acompañante se sienta a gusto, recuérdale que estáis experimentando algo íntimo, que te encuentras presente en el aquí y el ahora besando el interior de sus muslos y elevándote hasta su vientre o su pecho.

  • Innova con las posturas. La persona que recibe el sexo oral no tiene porque estar siempre recostada, ¿qué tal si es ella quien toma la parte activa y se sitúa encima de tu cara?

Please, seat on my face.

  • Hasta el orgasmo y más allá. Qué maravilloso sería empezar algo con la intención de terminarlo...sin embargo, no hay necesidad de que la presión de llevar a tu acompañante hasta el orgasmo arruine el momento. Tanto como si consigues que alcance el clímax o no, el sexo oral siempre será placentero. El orgasmo no es más que la guinda de este delicioso postre que ya estás degustando.


Texto - HELLO NIPPLE
Imagen - Studio DIY
Últimos artículos



︎    ︎    ︎    ︎

︎ Si tienes cualquier duda o pregunta, puedes escribirnos a info@hellonipple.com