MANIFIESTO      RELATOS      ARTÍCULOS      ABOUT

Protección más allá de la anticoncepción

Respeto y afecto hacia nuestro cuerpo



Imagen - Lana Prins
Texto - HELLO NIPPLE
“Se tumba boca abajo y hunde la cara en el colchón, y él le acaricia el muslo por detrás. Su cuerpo no es más que una posesión, y pese a que ha ido de mano en mano y lo han maltratado de diversas maneras, le ha pertenecido siempre a él, y Marianne tiene ahora la sensación de estar devolviéndoselo.

De hecho, no tengo condones, dice él.

No pasa nada, me estoy tomando la píldora.

Connell le acaricia el pelo. Ella nota las yemas de sus dedos rozándole la nuca.

¿Quieres así?, pregunta él.

Como tú quieras.”

Existen varias banderas rojas en este fragmento de “Gente normal” de Sally Rooney, sin embargo, hay una que nos llama la atención en concreto precisamente por la gran facilidad que tiene de pasar desapercibida para gran parte de sus lectores.

Los protagonistas de esta historia (perdón por los spoilers) mantienen relaciones sexuales de forma esporádica, comparten intervalos de intimidad sin llegar a establecer una relación de exclusividad sexual. Pese a ello, en esta escena la preocupación por la ausencia de condones se disipa con la aparición de la píldora. De nuevo, la protección durante el sexo se reduce a la utilización de métodos anticonceptivos. Valorar protegerse contra posibles ETS no es un posibilidad, el embarazo se reconoce como el único gran temor.

Por desgracia, la representación de esta situación se sucede de forma continua en la mayoría de relatos en los que tiene cabida una relación heterosexual con penetración. Personajes que ejercen su libertad sexual haciendo uso de los métodos de planificación familiar pero que ignoran ser individuos de riesgo a la hora de contraer una enfermedad de transmisión sexual.

Es necesario hacer un alto en el camino y aclarar que existen múltiples ETS más allá del VIH y que gran parte de ellas no se manifiestan de forma evidente en un primer momento. El preservativo es nuestra única garantía para evitar contagios en la medida de lo posible.

Disfrutar con total libertad de nuestra sexualidad implica responsabilizarnos de sus posibles consecuencias, cuidarnos más allá de evitar un embarazo. Poner los medios para protegernos es una muestra de afecto hacia nuestra salud sexual y la de las personas con las que decidimos compartir nuestra intimidad.

Los métodos anticonceptivos de no barrera son totalmente válidos para aquellas personas que hayan decidido mantener una relación de exclusividad sexual y que previamente se hayan testeado. Sin embargo, nuestro placer no tiene por qué ceñirse a estos requisitos, ni por ello, ponerse en compromiso por la utilización de un método de barrera.

Adueñarnos de nuestro cuerpo, de la capacidad para explorar nuestra sexualidad, pasa por tomar conciencia del escenario en el que nos encontramos y cuidarnos para garantizar nuestra auténtica revolución sexual.


---

Últimos artículos



︎    ︎    ︎    ︎

︎ Si tienes cualquier duda o pregunta, puedes escribirnos a info@hellonipple.com