MANIFIESTO      RELATOS      ARTÍCULOS      SEXO CON ACENTO EN LA I      ABOUT

Visibilidad vulvar

La importancia de la representación de la vulva


Ya sea en formato graffiti, sobre un libro de texto o en la puerta de un baño público, es habitual encontrarse pictogramas que nos muestran, de una forma más vaga o más explícita, la morfología de un pene.

Por alguna razón, un determinado sector del género masculino ha tenido la necesidad histórica de plasmar su anatomía genital allá donde ha podido. Un sello que se ha extendido a múltiples superficies y cuyo cometido siempre se ha identificado como una mera señal de rebeldía. 

Más allá de la gamberrada y obviando estas pintadas como fuente educativa, la representación del pene se extiende de forma masiva, mientras que la de la vulva no ha corrido la misma suerte ni tan siquiera en los libros en los que debería estar representada de forma explícita. A nivel académico, en un libro de primaria, el clítoris no existe. Una evidencia más de la empobrecida educación sexual que se recibe en los colegios.

Podríamos hacer responsable al sistema educativo de la ausencia de ilustraciones de vulvas sobre el mobiliario urbano, o bien, justificarnos describiendo el pene como un órgano externo en el cual se identifican con facilidad sus diferentes partes. Sin embargo, ninguna de estas razones desvela la causa de la invisibilización cultural de la vulva.

Si hablamos de anatomía femenina, hablamos de censura. Lo obsceno, lo perverso, siempre ha estado adherido al cuerpo de la mujer, que por el simple hecho de serlo ha tenido que cuidarse de esconder todo aquello que pudiera relacionarse con placer, como si de algo malo se tratara.

¿Por qué alguien querría hacer un dibujo de su vulva? Qué humillante…Este pensamiento denigrante hacia la anatomía femenina ha perseguido a la mujer desde hace siglos. Por suerte, las cosas están cambiando, y la representación de la vulva, trasciende los límites de la gamberrada y se convierte en un acto de rebeldía reivindicativa que persiste en hacer visible lo que nunca se ha querido ver:

Duran Lantink - El diseñador que convirtió las piernas de Janelle Monae en una vulva gigante.


Cinco días antes del rodaje del vídeoclip del tema PYNK, el equipo de vestuario renunció al proyecto. Un hecho fortuito que convirtió a Lantik en el creador de estos pantalones confeccionados a partir de retales de otras prendas que ponen el broche de oro a una pieza audiovisual consagrada como una oda a la sexualidad femenina.

Volunto - La marca de joyería artesana que quiere que de tus orejas cuelguen dos preciosas vulvas.


Confeccionadas a mano a base de cerámica, las piezas de Volunto no te dejarán indiferente por su belleza. Su proceso artesanal las convierte en elementos únicos, imposibles de replicar en cadena. Cada pendiente está dotado de su propia personalidad, como lo representan los nombres de las colecciones.

Rokudenashiko - La artista japonesa que llegó a estar dos veces en la cárcel por hacer arte manko.


Manko es una forma coloquial de llamar a la vulva en japonés, una palabra prohibida que incluso provoca pudor en aquellos que la pronuncian. No para Rokudenashiko, quien en su cómic Obscenidad explica la inmensidad de problemas que le supuso experimentar con su vagina a nivel artístico. Los moldes creados a partir de su propia anatomía la llevaron a la cárcel hasta en dos ocasiones. 

La visibilidad de la anatomía femenina en su totalidad es de suma importancia para acabar con los tabús sexuales contemporáneos. Dejemos de sexualizar los cuerpos humanos y empecemos a reconocernos como iguales: pura carne y puro hueso.
Texto - HELLO NIPPLE
Imagen - Janelle Monae (PYNK)
Últimos artículos



︎    ︎    ︎    ︎

︎ Si tienes cualquier duda o pregunta, puedes escribirnos a info@hellonipple.com